sábado, 24 de diciembre de 2011

Mafalda: la adorable "enfant terrible"


Fabricia Luque
No me acuerdo de cuándo leí por primera vez las tiras cómicas de Mafalda. Desde entonces soy fan del personaje creado por Quino a principios de los 60, una verdadera filósofa que antes de ingresar al jardín de infancia ya contesta la realidad social y política de su país y del mundo.

La historia del personaje es curiosa: Mafalda nació en 1963, a consecuencia de un pedido hecho por una agencia publicitaria para que se creara una tira cómica que sirviera de publicidad disfrazada para una compañía de electrodomésticos. Así que los protagonistas serían de una familia de clase media y el nombre de uno de los personajes debería hacer una alusión al nombre de la compañía, que empiezaba con las letras M e A, pero el cliente de la agencia no aceptó el plan de la campaña publicitaria diseñada por Quino.

El año siguiente (1964), el más importante semanario de Argentina de aquella época, llamado Primera Planta, encarga a Quino crear una tira regular. Quino retoma entonces la idea de la enfant terrible que conquistó el mundo.

Umberto Eco asegura que Mafalda es “el personaje de los años sesenta” y la define como una heroína “rebelde” que rechaza al mundo tal cual es.



De hecho, Mafalda es una contestadora. Sigue los noticiarios con gran interés y suele sublevarse contra la guerra, el hambre y las injusticias sociales. Conoce el significado de conceptos como burocracia, democracia, comunismo, patria, libertad, derechos humanos, etc… todo eso a los seis años de edad y tiene un globo terrestre que trata como a un enfermo. Mafalda hace preguntas a sus padres sobre la guerra en Vietnam, porqué la humanidad va tan mal, y otras de ese tipo, y ellos le dicen que no es asunto para su edad. Sus padres, a propósito, necesitan tomar con frecuencia un medicamento llamado nervocalm. De verdad, no es fácil criar una chica como Mafalda.

En los años 60, Mafalda ya no aceptaba el papel de la mujer que vive sólo para cuidar de la familia. No es vanidosa como suelen ser las chicas de su tiempo ni sigue modas. Al revés, hace planes de ir a la Universidad, aprender diversos idiomas, obtener una beca para estudiar en Japón y ser traductora de la ONU a fin de mejorar las relaciones diplomáticas.

No se puede olvidar también que Mafalda odia sopa y a ella le encantan los Beatles.


Además, es muy interesante constatar que Mafalda y sus amigos reflejan los diversos segmentos de la sociedad argentina: Manolito es hijo de un español dueño de un pequeño almacén y sueña todo el tiempo en hacerse rico, proprietario de una cadena de supermercados; a su vez Susanita es una chica superficial, prejuiciosa, cotilla e individualista que cree que la felicidad de la mujer consiste en casarse con un ricazo y tener hijos; mientras que Felipe es un chico romántico, tímido, angustiado y de buen corazón.

En resumen, las historietas de Mafalda creadas por Quino son una invitación a reflexión y muy placenteras de leerse. El libro Toda Mafalda es una lectura muy recomendable.

Y si va a Buenos Aires, no deje de visitar la escultura en la Calle Chile 371 del barrio porteño de San Telmo (cuando dibujó a Mafalda, Quino vivía allí, en el décimo piso del departamento de Chile y Defensa, y decidió que esa sería también la casa y el escenario de su criatura).

Casa de Mafalda
Mafalda y Fabricia

De Mafalda, para pensar:

¿Dios habrá patentado esta idea del manicomio redondo?

¿No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?

Vea también el video Mafalda en Navidad.

Leer más...

domingo, 18 de diciembre de 2011

ESCRITURA CREATIVA

Por favor, ¿quién me ayuda? (parte IV - final)
Laura Freitas

No es necesario practicar las diligencias, yo explico todo lo ocurrido. Tenía motivos para el pánico. El individuo que me preguntó si yo nunca había visto a dos amantes peleando era verdaderamente pavoroso. Os juro que era muy digno de una película de terror.


Estoy de acuerdo en que soy un poquito exagerada y un tantito ingeniosa, sí, algunas veces, raramente, soy curiosa, pero la curiosidad a mí no me llega a obsesionarme, las transgresiones, aunque pequeñas e inocentes suscitan el miedo, que es paralizante. Cuando entré en la casa de los horrores no contaba con aquellos gritos y actitudes descabelladas, justo al contrario, preparé mi espíritu para entrar en un tranquilo hostal de estudiantes y mirar una simple foto en la pared, quizá de la playa de Copacabana.

La sangre era poca, unas gotillas, caramba, sangre es sangre. El desgraciado, aterrorizante ser, sangraba por la nariz, había sido agredido a puntapiés por su truculento amante. Bueno, soy absolutamente pacifista y correcta políticamente, como ya expliqué, pero esa víctima mereció las patadas, era un grosero y por sus palabras y actitudes descalificadoras, se nota, seguramente, que es un sadomasoquista.

Pucha, nada que ver con Miguel, su amigo o amiga y sus pandillas vulgares.

La entrada disputadísima, la revendí por un buen precio delante de la taquilla donde la había comprado, - una vez que las plazas del teatro estaban agotadísimas -, a un fan de la actriz, por supuesto era un estudiante, no sé de que y no me interesa saberlo.

Los documentos, aquellos que habían armado el quilombo, los eché al canasto.

Después del magnífico espectáculo con la divina actriz, fui a cenar a Lapa, un barrio bohemio y pintoresco, lleno de historias interesantes e intrigantes, caramba, allí las escenas callejeras llenan los periódicos y el misterio de los acontecimientos mata de curiosidad a los ciudadanos comunes. La Lapa, la región del puerto y los suburbios oscuros, me encantan... Leer más...

lunes, 12 de diciembre de 2011

ESCRITURA CREATIVA

Por favor, ¿quién me ayuda? (parte III)
Laura Freitas

La calle era normal, ubicada cerca de la Universidad y como las demás calles de barrios residenciales mezclaba casas sencillas, grandes, medios y pequeños departamentos.

El número indicado tenia algo de conventillo y mucho de hostal para estudiantes nada ricos.

Paseé cinco veces delante de su puerta descolorida y abierta. La primera vez le dediqué una mirada fugaz, casi vi una fotografía. La última vez, una mirada penetrante y tranquila, puesto que el lugar me pareció pacífico.

Hace falta a la vida un poco de emoción. Odio la monotonía, por ese motivo estudio español en el Instituto Cervantes, mi profesora se llama Belén y mis compañeros son insistentes, pero realmente entré en esa casa solamente para ver si la foto que había descubierto en la pared era de la playa de Copacabana.

No di dos pasos en el ancho y largo pasillo, cuando escuché con todas las letras la palabra "homosexual" y ya me apresuraba a salir, pensando que a pesar de ser yo políticamente correcta, no quedaba bien una señora mayor en un antro de maricones, cuando un alto, gordo y sonrosado hombre salió corriendo después de haber gritado desaforadamente algo como:" te engañas si piensas que voy a sostener tu vida inmoral y escabrosa" y agregó: “se acabó la farsa”.

¿Qué cambiaría en mi vida si aquella maldita foto en aquella pared cursi de aquella tenebrosa casa fuera de Copacabana, de Ibiza o de Osama Bin Laden? ¡Absolutamente NADA!

Claro, aquel líquido rojo que escapaba bajo la puerta era tinta, allí debía de vivir un pintor, pero no existía una explicación pragmática ante algunos hechos concretos: mis pies estaban pegados al suelo, mi ropa estaba tan mojada de sudor que uno pensaría yo me había bañado en una exuberante cascada, mi boca estaba abierta y seca, mis ojos aterrorizados y me invadía un sentimiento que un filólogo nombraría: pánico.

(continúa)
Leer más...

lunes, 5 de diciembre de 2011

ESCRITURA CREATIVA

Por favor, ¿quién me ayuda? (parte II)
Laura Freitas

Su apellido poco usual ayudó y lo encontré.

Algo de lo que escribió en su página web, verdad o no, coincidía con lo que me había dicho, pero no todo, y mucho, incluso me sorprendió.

Le dejé un mensaje: "Compré tu entrada para el teatro, para el sábado, en atención a tu pedido. Llámame, quiero pasarte mi dirección y confirmar cuándo te lo dejaré en la portería de mi comunidad".

Yo no quería recibirlo en mi hogar, era un casi desconocido, no le pasaría el número de mi departamento, sería una exposición innecesaria para mi familia y mi intimidad.

No me contestó el mensaje. No me llamó al móvil. Por supuesto volví a su página web donde había una dirección de correo electrónico y un número de teléfono.

Le envié un mensaje de correo electrónico, - quizás sin tiempo no miraba su página de la red social -. Tampoco me contestó.

Me perseguía la responsabilidad, me empeñaría al máximo. Como tenía su nombre completo, busqué en la guía de teléfonos en Internet. Para mi suerte, encontré su número. Lo llamé. Terminaría, así, mi tarea de ángel responsable. Me atendió alguien, que en verdad no puedo garantizar si era hombre o mujer, la voz me dejó en duda, pero esa persona me informó que Miguel estaba ocupado y no podía atenderme.

Le expliqué, a su amigo o amiga, sobre la entrada y pedí que le preguntara si todavía le interesaba el ingreso.

Miguel me había parecido empeñadísimo en ver la obra y la interpretación de una diva del teatro brasileño. Agregué que yo perdería mi dinero ya que en mi familia o entre mis amigos no había estudiantes, aclaré vehementemente que me dolía perder un ingreso, no tanto por el precio, era poco costoso, sino por la oportunidad que se perdía de ver una bella obra y un grandioso trabajo actoral. Finalmente dejé muy clarito que para mí lo más importante de todo era devolverle, a Miguel, sus documentos.

Un par de horas después me telefoneó el amigo o amiga para decirme que Miguel curraba tantísimo y suplicaba a mi bondadoso corazón que le llevara, a su dirección, la ambicionada entrada y sus preciosos documentos.

Aunque dije que no iba a ir, sin embargo quería conocer la ubicación por pura curiosidad. Soy mayor, jubilada y muy canosa, lo que me garantiza alguna experiencia de vida, y absolutamente sensata, y también muy curiosa.

Claro, yo no entraría en el edificio, solamente llegaría hasta la calle indicada y de lejos miraría el ambiente. Habría que ser muy tonta e inocente para entrar espontáneamente en un lugar, que tal vez fuera una caverna de lobos. Soy sensata y muy, muy racional y ¿para qué sirve el correo, los carteros, los mensajeros, los botones, los entregadores profesionales... y los etcéteras?

(continúa)
Leer más...

jueves, 1 de diciembre de 2011

Al entrar en diciembre inauguramos una nueva sección: ESCRITURA CREATIVA, donde abrimos espacio para la imaginación y para el trasvase de géneros: novela, cuento, poesía, pensamiento, metafísica, filosofía, arte, foto, video... En nuestra nueva sección los vuelos son altos y están construidos de sueño, realidad y ficción. 
Contamos con todos los amigos para publicar muchos y bellos trabajos. 
Hoy empezamos con un relato de ficción en cuatro capítulos; esperamos que os guste. 
Muchas gracias por compartir con nosotros la insistencia.

Por favor, ¿quién me ayuda? (parte I)
Laura Freitas

La cola frente al teatro era muy grande, la obra era exitosa y la actriz un icono de la dramaturgia brasileña.

No sé dónde leí una entrevista con un escritor argentino, -quizá del estupendo Fernando Sorrentino, autor de geniales cuentos inquietantes que mezclan misteriosos crímenes y personajes enigmáticos que atrapan al lector y plantean intrigas-, pero al grano: leí que en los cuentos la verdad de la vida del escritor y la mentira de la ficción se confunden. Sin pretensión, en este modesto texto también la verdad y la ficción se mezclan, hasta el punto de yo no saber separar la realidad y la imaginación, pero el hecho pasó conmigo personalmente.

Nuestra charla empezó cuando el muchacho, que llamaré Miguel (vete a saber por qué), me dijo que era su última oportunidad de ver la obra, una vez que estaba en fin de temporada y que él ya había intentado comprar la entrada otras veces, pero el teatro siempre estaba con su aforo agotado. Nuestra plática versó sobre la vida: la mía, la de él y la de otros, pero siempre con foco en los espectáculos, Miguel era estudiante de Teatro.

Como tantos emigrantes en las grandes ciudades, él era de un pequeño pueblo campesino y soñaba con las luces de la escena.

Su padre había permitido que viniera a Río de Janeiro, a estudiar para veterinario y volver a su hogar como dueño de una buena técnica para mejorar la raza bovina de su hacienda. Miguel me dijo que se desdoblaba para estudiar Veterinaria – porque no podía decepcionar a la familia –, y también Teatro, su gran pasión, además de trabajar para agregar un poco de dinero al poco que su padre le enviaba. Incluso me confidenció algunas desdichas.

El tiempo pasaba y la cola no andaba, ocurrió un problema con la computadora de la taquilla y la venta de entradas iba muy lenta.

Mi compañero de cola y de charla dijo que por desgracia no podía quedarse allí por más tiempo y volvería a su trabajo. Le animé, dije que ahora faltaba poco, pero trabajo es trabajo.

A la despedida me apiadé de Miguel y me ofrecí para comprarle la entrada; le pasé el número de mi móvil y quedamos en que me llamaría por la noche, entonces yo le informaría sobre mi dirección para que buscara su entrada y me lo pagara. Él quería dejar el dinero para la adquisición, pero yo no se lo acepté, había la posibilidad de aforo completo del teatro antes de comprar la tal entrada. Miguel no dejó el dinero, pero me entregó una copia de su tarjeta de identidad y el documento comprobatorio de su situación de estudiante para la compra especial, con descuento de 50%, limitada a los estudiantes.

Compré mi entrada para el espectáculo del viernes y para Miguel, en atención a su pedido, le compré un ingreso para el sábado.

Era el martes, esperé que me llamara por la noche como quedamos y nada, al día siguiente tampoco. Su entrada era para el sábado, había tiempo.

El jueves, me preocupé. Y ya no sé cómo estaba mi estado de ánimo cuando conecté Internet y busqué algunos sitios de Redes Sociales con el objetivo de encontrarlo. Su apellido poco usual ayudó. Lo encontré, mejor, lo reencontré.

(continúa)
Leer más...

domingo, 6 de noviembre de 2011

Declaración de libertad

Fatima Paschoal

Una de las películas que más han influido en mi vida y en mi forma de pensar el mundo es “Blade Runner”. A partir de un argumento futurista, el tema que se presenta es profundo y esencial para todos nosotros, seres que vivimos esclavizados por el fatalismo de la muerte. La presencia de la muerte nos inclina a preguntarnos: ¿Qué es la libertad? ¿Es posible vivir para siempre?

En mi opinión, la conclusión de la película es que no hay libertad total, ni para humanos  ni para “replicantes”, (robots virtualmente idénticos a los humanos que aparecen en la ficción cinematográfica). Estamos todos atados al mismo destino: nosotros, todos, tenemos un plazo de validez.

La verdad es que el tema de la vida como tiempo finito  está ahora muy presente en mí porque estoy empezando una nueva fase de mi vida: la jubilación, y me doy cuenta de que...¡hay vida después del trabajo! ¡Estoy segurísima!

A partir del momento en que llegué a esa conclusión, una ola de libertad invadió mis días y noches. La ola invadió también mis acciones y empecé a sentirme como si pudiera hacer de todo un poco. Muchos proyectos habían vivido encerrados en una oficina en la que la creatividad y la vida intelectual eran casi un sueño perdido, por lo menos  fue así durante treinta años. En el mejor de los casos, era posible conocer a una u otra persona con la que se podía charlar sobre temas más interesantes que las tareas cotidianas.

Cuando leí que nuestra libertad era una “libertad condicional”, tomé conciencia de ese hecho de forma abrupta porque esto es la más pura verdad. Me encontré una vez más reflexionando sobre mis emociones y decidí que si es por un tiempo determinado que tengo la oportunidad de aprovechar la vida, voy a aprovecharla.

En aquel momento, empecé a escribir porque junto a “Los Insistentes” creo que puedo vivir algo que dejé en el pasado: las ganas de escribir, de hacer poesía con las cosas más sencillas, de pintar cuadros y conocer a personas que, como yo, “piensan el mundo” y, seguramente, lo desean mejor.

Esto me recuerda una frase de Friedrich Nietzsche: “Si se muere el pensamiento, se muere el alma”. Como el pensamiento es totalmente libre, sigamos viviendo la libertad en su plenitud.
Leer más...

jueves, 20 de octubre de 2011

Poesía, memoria y café

Daniella Wagner


El poeta granadino Luis García Montero y la novelista madrileña Almudena Grandes inauguraron el ciclo de conferencias A Espanha na literatura brasileira, promovido por el Instituto Cervantes de Río de Janeiro.

Durante el Café Literario, los escritores hablaron de sus obras, sus procesos de creación, y de la relación autor/lector.

Según García Montero, los libros son un espacio público donde se establece una relación entre dos conciencias orgullosas de sí mismas: la conciencia del lector y la conciencia del autor.

Luis García Montero
Foto: Cíntia Paiva
“Yo decía que nos dedicamos a la literatura porque somos lectores. Yo cuando soy lector me apropio con mi conciencia de lo que ha escrito el autor y la historia acaba siendo mía, el argumento es compartido y aprendo muchas cosas cuando me pongo en lugar del otro. Yo aprendí mucho sobre la rebeldía, la vida, la muerte, el amor, leyendo a poetas, leyendo a novelistas y ensayistas.”

El poeta habló sobre el pacto autor/lector: “Ese pacto de aprender mucho de tí mismo cuando eres capaz de ponerte en el lugar del otro, del autor, es muy parecido al pacto del autor también porque el autor, cuando escribe, de alguna manera se pone en lugar de un lector ideal, que es un poco su propia conciencia… te inventas un lector… entonces el libro es un espacio público donde dos conciencias firman un contrato muy especial porque uno aprende mucho de sí mismo, a ser dueño de sus propias opiniones cuando se pone en lugar del otro…”

Almudena Grandes
Foto: Cíntia Paiva
Almudena Grandes destacó la importancia de la memoria histórica, siempre presente en sus libros, y habló sobre el proyecto de escribir hasta 2018 seis novelas en las que pretende contar historias de ficción pasadas de 1939 a 1964, o sea, 25 años después de la Guerra Civil: “La memoria no es un tema literario, es un tema que abarca toda la sociedad”.

Añadió que todos los países que han vivido una dictadura se parecen, pasaron por experiencias parecidas: “España es un país difícil que ha  tenido una historia muy difícil aunque solo sea porque durante la mitad del siglo XX hemos ido en la dirección contraria a la del resto de Europa y nunca en la misma velocidad hasta que se murió Franco y se ha establecido la democracia…”

Luis García Montero, a su vez, además de hablar sobre su placer por la lectura (“Los escritores primero somos lectores apasionados”), reflexionó sobre poesía y su función social: “Los sentimientos son también históricos. El trabajo de los poetas no es juntar palabras bonitas sino preguntar lo que es ser mujer o ser hombre en determinado momento histórico”.

El poeta agregó: “El que soy y dónde estamos tiene mucho que ver con la experiencia concreta de lo que vas viendo, de lo que vas mirando. Por eso yo no creo en las identidades cerradas. Una de las cosas que me han enseñado la poesía y la literatura es descreer en la identidad de yo soy y despertar cada vez más la identidad de yo hago. Creo que la identidad del ciudadano es la identidad de yo hago, no la identidad de yo soy.”

Según Montero, el género tiene un público ejemplar en su país porque la poesía ha formado parte de la construcción sentimental de la gente.

“Creo que los poetas españoles no podemos quejarnos. A diferencia de lo que ocurre en otros países europeos (Italia, Alemania y Francia), la poesía española tiene un público notable. En ese sentido me parece que podemos estar contentos. Creo que eso se debe a que en España la poesía ha formado parte de la educación sentimental de los españoles. Durante la dictadura, los cantautores hicieron una labor fundamental en la divulgación de la poesía”, dijo.

El poeta mencionó a Manuel Bandeira, Carlos Drummond de Andrade, Mario Quintana y Nélida Piñon como escritores brasileños conocidos entre los lectores españoles.
                                            
Poesía de la experiencia: un origen muy peyorativo

Se dice que la poesía de Luis García Montero muestra una de las tendencias más valiosas de la lírica española contemporánea, lo que llaman “poesía de la experiencia”.  El poeta explicó que al principio no le gustaba el término puesto que tenía una intención muy despectiva.

“En los años 70 en España estaba muy de moda una poesía culturalista. Que un poema contase una historia que sucediese en un barrio de Madrid era feísimo, mejor que sucediese en una ciudad como Venecia o en los jardines del Palacio de Versalles aunque su autor nunca hubiera estado allí. Cuando se empezó a escribir una poesía que ocurría en las calles, entre taxis, con gente que iba a los bares, los poetas más culturalistas empezaron a decir ‘esta poesía no tiene interés ninguno, es una poesía de la experiencia de lo que ocurre en la calle’.”

Aunque al principio era una poesía que se criticaba mucho, - considerada como de poco valor literario, poco formalista, que intentaba utilizar el lenguaje de la comunidad, de manera que la experiencia poética no fuera una experiencia de un ser raro, de un héroe, sino de un ciudadano también normal -, Montero confesó que al final ha acabado tomando cariño al término.

“Yo creo que buena parte del diálogo que la poesía española actual establece con los lectores ha tenido que ver con que se ha hecho una poesía capaz de llegar a los lectores. Desde luego yo no creo que sea mala la literatura la que intenta llegar al corazón de la gente... Yo como autor he intentado dedicarme a eso.”

Leer más...

Una pareja también apasionada por la política

Daniella Wagner

Después del Café Literario, los autores conversaron con Los Insistentes sobre política, sobre el movimiento 15-M y sobre los medios de comunicación.

Almudena Grandes destacó que el 15-M ha conseguido “lo más difícil que era sobrevivir al verano”, puesto que en España en verano se para todo.

“Yo creo que ha sido muy importante, primero y fundamental porque estamos viviendo a nivel global una crisis que se plantea como una crisis económica, pero creo que es un cambio de ciclo que a lo que se va es a liquidar el estado del bienestar en los países donde existe e impedir que se consolide en los países donde aún no existía.”

La escritora añadió que, en los útlimos tiempos, era asombrosa la pasividad con la que las sociedades asistían a este despojo de derechos consagrados en siglo y medio de lucha constante sindical y que ahora se están perdiendo.

 “Parecía que habíamos olvidado esta máxima de que los derechos que no se defienden se pierden. De repente aparece el 15 de mayo, que se origina en una convocatoria que tenía un título muy significativo de la Juventud sin Futuro y ponía debajo sin casas, sin trabajo, sin miedo…”

Para ella, el 15-M ha cambiado el panorama político español y ya no se puede hacer cualquier cosa sin esperar que salga la gente a las calles a protestar, como por ejemplo ahora con la campaña de protesta que hay contra el recorte en la educación pública.

“Creo que ha significado un soplo de aire fresco y un momento de regeneración profunda de la vida política española. Vivimos días muy duros, nos esperan todavía tiempos más duros y es importante que desaparezca esa pasividad con la que la gente se está dejando arrebatar conquistas sociales que ya han costado mucho trabajo”, dijo la novelista.

Juventud, botellón y el 15-M

Luis García Montero destacó el papel de la juventud en el 15-M como un gran acontecimiento: “A mi me parece que en la cultura española en los últimos años se había manipulado mucho la palabra juventud. Quizá porque se tenía escrito un guión para ella. Se hablaba de que el joven era descomprometido, consumista, lo único que le interesaba era su propio hedonismo, el botellón y de pronto el 15-M ha demostrado todo lo contrario.” Según él, este guión ha sido escrito por la telebasura, por los grandes medios.

El concepto de juventud en la historia de la cultura española, en la opinión del poeta, “ha estado siempre muy cargado porque España ha sido un país que ha vivido muchas contradiciones históricas.”

Con el fracaso de la I República, resaltó el escritor, los jóvenes fueron los encargados de cambiar España. “Eso pasó también en la II República y después… la caricatura de los jóvenes era de unos barbudos de pelo largo conspirando clandestinamente en las cafeterías, en los bares, para salir a las calles, transformar el país y traer la democracia.”

Cuando de pronto llegó la democracia, explicó Montero, España avanzó mucho económicamente y parece que la juventud se quitó un peso de encima: “Como ya no tienen más que transformar la historia de España se van a dedicar a disfrutar. Entonces la caricatura del joven es el botellón, las plazas se llenaron no para pelear políticamente sino para divertirse y emborracharse. El 15-M ha supuesto que los jóvenes son capaces de volver a un guión que no lo había escrito el poder español para ellos.”

Así como su mujer, Luis García Montero cree que esta no es una crisis económica sino una crisis de valores y de cultura: “La crisis está siendo una excusa para reorganizar la sociedad. Se están recortando derechos sociales, de los trabajadores, se está transformando la legislación laboral. No estamos viviendo una crisis de dinero, lo que se está intentando es que el dinero que hay se acumule en menos manos y para acumular dinero lo que hay que hacer es quitárselo a los que están trabajando…”

Los medios de comunicación

El poeta fue enfático al contestar si creía que los medios de comunicación influían en la formación de conciencia de las personas: “El desarrollo tecnológico no es simplemente el desarrollo de la medicina, de la aviación, es también el control de las conciencias. Hoy el 90% del conocimiento que tiene la gente de la realidad le llega mediatizado por los medios de comunicación y los medios han dejado de ser órganos de información para convertirse en negocios.”

Afirmó que los grandes medios, los grandes periódicos, las grandes televisiones no son centros de periodismo informativo, son centros de negocios y están en manos de grandes grupos inversores: “En ese sentido, cuando informan no informan para decir la verdad, informan para hacer negocio. Hoy quien manda en un periódico, en una televisión, no es un periodista, es un gerente.”

A lo que añadió Almudena: “Hubo un tiempo que los partidos políticos tenían periódicos y ahora los periódicos tienen partidos políticos”.
Leer más...

jueves, 13 de octubre de 2011

La voz del poeta

Los Insistentes

Luis García Montero / Foto: Cíntia Paiva
La POESÍA es una de las manifestaciones literarias más antiguas que se conocen. Es difícil establecer su origen , se han estudiado inscripciones jeroglíficas egipcias del año 2.600 a.C., y se las considera las primeras poesías de las que hay registro.

Por definición, la POESÍA es la manifestación de la belleza a través de la palabra y es capaz de transmitir profundos sentimientos. Podemos conocer un poco de esta manifestación literaria en nuestros días gracias a los poemas de Luis Garcia Montero.

El poeta ha participado junto a su mujer, la escritora Almudena Grandes, en el Café Literario celebrado en septiembre en el Instituto Cervantes de Río de Janeiro. Publicaremos próximamente otros artículos sobre el evento.

Pincha aqui para oír cuatro de los poemas – Dedicatoria, En llamas, La inmortalidad y Primer día de vacaciones – en la voz del poeta.Y si quieres acompañar la audición leyendo los textos, pincha en Leer más.
 

Dedicatoria
Si alguna vez la vida te maltrata,
acuérdate de mí,
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.



En llamas
Canciones que no pueden ser cantadas,
banderas que me manchan con su sangre las manos,
libros oscurecidos por el tiempo,
plazas que sólo existen en las fotografías.

Como el águila vivo
en un bosque incendiado.
El brillo de mis ojos es de llamas extrañas.
Me persiguen las ascuas de una luz enemiga.

Y vuelo, vuelo,
sin un lugar a salvo, sin poder detenerme.

La inmortalidad
Nunca he tenido dioses
y tampoco sentí la despiadada
voluntad de los héroes.
Durante mucho tiempo estuvo libre
la silla de mi juez
y no esperé juicio
en el que rendir cuentas de mis días.

Decidido a vivir, busqué la sombra
capaz de recogerme en los veranos
y la hoguera dispuesta
a llevarse el invierno por delante.
Pasé noches de guardia y de silencio,
no tuve prisa,
dejé cruzar la rueda de los años.
Estaba convencido
de que existir no tiene trascendencia
porque la luz es siempre fugitiva
sobre la oscuridad,
un resplandor en medio del vacío.

Y de pronto en el bosque se encendieron los árboles
de las miradas insistentes,
el mar tuvo labios de arena
igual que las palabras dichas en un rincón,
el viento abrió sus manos
y los hoteles sus habitaciones.
Parecía la tierra más desnuda
porque la noche fue,
como el vacío,
un resplandor oscuro en medio de la luz.

Entonces comprendí que la inmortalidad
puede cobrarse por adelantado.
Una inmortalidad que no reside
en plazas con estatua,
en nubes religiosas
o en la plastificada vanidad literaria,
llena de halagos homicidas
y murmullos de cóctel.
Es otra mi razón. Que no me lea
quien no haya visto nunca conmoverse la tierra
en medio de un abrazo.


La copa de cristal
que pusiste al revés sobre la mesa,
guarda un tiempo de oro detenido.
Me basta con la vida para justificarme.
Y cuando me convoquen a declarar mis actos,
aunque sólo me escuche una silla vacía,
será firme mi voz.

No por lo que la muerte me prometa,
sino por todo aquello que no podrá quitarme.


Primer día de vacaciones
Nadaba yo en el mar y era muy tarde,
justo en ese momento
en que las luces flotan como brasas
de una hoguera rendida
y en el agua se queman las preguntas,
los silencios extraños.
       
Había decidido nadar hasta la boya
roja, la que se esconde como el sol
al otro lado de las barcas.            

Muy lejos de la orilla,
solitario y perdido en el crepúsculo,            
me adentraba en el mar
sintiendo la inquietud que me conmueve
al adentrarme en un poema
o en una noche larga de amor desconocido.
     
Y de pronto la ví sobre las aguas.

Una mujer mayor,
de cansada belleza
y el pelo blanco recogido,
se me acercó nadando
con brazadas serenas.
Parecía venir del horizonte.
       
Al cruzarse conmigo,
se detuvo un momento y me miró a los ojos:
no he venido a buscarte,
no eres tú todavía.
    
Me despertó el tumulto del mercado
y el ruido de una moto
que cruzaba la calle con desesperación.
Era media mañana,
el cielo estaba limpio y parecía
una bandera viva
en el mástil de agosto.
Bajé a desayunar a la terraza
del paseo marítimo
y contemplé el bullicio de la gente,
el mar como una balsa,
los cuerpos bajo el sol.
      En el periódico
el nombre del ahogado no era el mío.
Leer más...

jueves, 6 de octubre de 2011

Tierra de Mujeres: Los Mosuo


La etnia Mosuo y su peculiar modo de vivir es el tema del documental Tierra de Mujeres: los Mosuo, de la cineasta china Xiaodan He, hija de antropópologos y descendiente de una rama de este pueblo. Después de ver el documental, Mara Rigaud Pantoja, Saionara Mendes y Márcia Andréa dos Santos Paz han querido escribir sus comentarios para Los Insistentes:  

Mara Rigaud Pantoja

El documental Tierra de Mujeres trata de la etnia Mosuo, una comunidad regida por el matriarcado localizada en el sudoeste de China, a los pies del Himalaya. A mi me encantó conocer los rasgos culturales de este grupo.

El aislamiento de la región ha permitido que el sistema del matriarcado surgiera y se mantuviera, incluso en tiempos del comunismo. Me fascina pensar que todavía existen grupos como los Mosuo.

Tienen una organización social muy distinta, en cuyas tradiciones se destaca la inexistencia del matrimonio. No existen maridos. La vida social es armoniosa y si algo ocurre, pueden buscar a otra pareja. La propiedad pasa de madres a hijas y son las mujeres las que toman las decisiones importantes. Los hombres colaboran en las tareas pesadas del campo pero son las mujeres las que asumen lo demás. El grupo familiar está formado por una mujer, sus hijos, su madre, sus hermanos, sus hermanas y los hijos de esas hermanas. No existe la figura del padre y el tío materno es quien asume la figura masculina en relación a los niños.

Cuando cumple trece años, la mujer Mosuo recibe la llave de su propia habitación y, a partir de ese momento, puede tener relaciones sexuales con los hombres que quiera. La mujer que tiene una unión libre no es mal vista en su comunidad. Los encuentros se realizan a partir del anochecer y los hombres vuelven a sus casas maternas antes del amanecer. Cuando hay hijos, son adoptados por la madre. Hay quien dice que los hombres se vuelven irresponsables. Yo no diría eso. Lo que pasa es que trabajan para sus hermanas.

Los hombres y mujeres nunca viven juntos. A mi modo de ver, el vivir diario termina en peleas y separación. No los unen el dinero ni los hijos. No se sienten parte de la misma familia. Se mantienen juntos solo por el afecto. Así que cuando este desaparece, nada los une y se separan.

En los años 70, después de la revolución cultural, se intentó imponer el matrimonio y la monogamia pero las tradiciones culturales de los Mosuo se mantuvieron. Sin embargo, es necesario reflexionar sobre cuánto las nuevas rutas comerciales, las carreteras y el turismo modificaron el aislamiento y las tradiciones de los Mosuo.

Me sienta fatal que los turistas no respeten sus tradiciones. Quieren satisfacer sus fantasías sexuales con las jóvenes Mosuo, sin percibir el contexto en que ellas viven. No comprenden que la unión libre no es sinónimo de libertinaje ni de libertad sexual desreglada. Por otra parte, muchas jóvenes Mosuo son llevadas, por varios motivos, a la prostitución, contribuyendo al mal comportamiento de los turistas.

Saionara Mendes 

En principio me encantó saber que es posible vivir en una organización femenina con esa división de tareas en paz y con felicidad. ¡Es fantástico! Me fascina esa sociedad femenina ya que no se distancian de sus hijos, forman una familia de sangre y la mantienen unida.

La figura paterna no tiene un papel importante, pues los padres no conviven con sus hijos. Viven en las casas de sus madres con sus hermanas, hermanos y sus sobrinos.

Las chicas cuando cumplen trece años pasan a llevar un vestido de mujer y así son consideradas mujeres.

Es normal que los hombres visiten a las mujeres por la noche y temprano vuelvan para sus casas. Cada relación dura el tiempo deseado. Pienso, ¿cómo no se enamoran y no sufren cuando el otro no le desea?, ¿no sienten celos? Además, cada uno puede mantener relaciones con más de un compañero. Después de los años 60, con el comunismo, la civilización Mosuo pasó a ser considerada promiscua, pero con el tiempo volvió a ser aceptada.

Un sitio precioso y con su civilización diferente pasó a atraer el turismo. Las personas pensaban que el sexo libre defendido por los Mosuo era una práctica sin reglas. Tanto los hombres como las mujeres se sintieron mal con la visión y el comportamiento equivocados de los turistas.
Creo que lo que pasa es que los turistas no están preparados para entender el modo de vida tan diferente de los Mosuo. Aunque los turistas no estén de acuerdo deberían respetar esa civilización antigua, pues están en sus tierras y en contacto con sus costumbres. Ese antiguo modo de vida sobrevivió por tanto tiempo, con tanta felicidad y ahora está próxima al fin y quizá abocada a ser conocida o recordada solamente en los libros de la historia de la humanidad.

Los Mosuo fueron seducidos por la nueva realidad traída por sus visitantes. En la actualidad hay pocos que persisten en las tradiciones. La civilización moderna y los medios de comunicación son muy poderosos.


Márcia Andréa dos Santos Paz

Me encanta la sociedad Mosuo, es una sociedad matriarcal, son las mujeres quienes ocupan los principales puestos y son responsables de todas las decisiones incluso en la hora del sexo.

Me fascina la cultura Mosuo, es una cultura diferente a la que estamos acostumbrados. No hay contrato matrimonial, ellos viven una unión libre. Cuando una mujer y un hombre se corresponden mantienen una relación que puede durar veinte años o días con cada uno viviendo en su casa. Los encuentros ocurren por la noche y cuando ellos sienten deseo. Si el amor acaba, se separan y están libres para vivir otras relaciones.

A los trece años las chicas son sometidas a un ritual que las convierte en adultas preparadas para tener relaciones sexuales.

Los hijos de las relaciones Mosuo son criados siempre por las mujeres. No existe la palabra padre y, en algunos casos, se desconoce quiénes son los padres de sus hijos.

Sin embargo, los hombres no son tratados como personas inferiores, son amados, respetados y criados con cariño por las madres y cuando crecen ayudan en la crianza de los niños de sus hermanas, son los tíos que representan la figura paterna.

A mi modo de ver es una cultura que tiene que ser respetada como cualquier otra. Los Mosuo quieren respeto por su forma libre de vivir. No hay cobranzas y tampoco disputas. Para ellos es una forma de vida feliz y sin compromiso.

El turismo es bueno para el desarrollo de la población Mosuo, pero es una amenaza. Muchos turistas son atrevidos y buscan realizar sus fantasías sexuales, piensan que el modo de vida de los Mosuo es pervertido y no comprenden que es una tradición.

Al final, con tantos turistas, ¿cómo mantener la tradición?


Los Mosuo: Libertad sexual | Raul Espert


Leer más...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Enciende La Tribu y apaga la radio comercial

 Katarine Flor

En un edificio colonial con muchos colores funciona la radio comunitaria La Tribu, 88.7 FM. Los bonitos dibujos de la fachada fueron un regalo de los artistas plásticos Diego Perrotta, Liniers, Omar Panosetti y Fede Gonzalez por el aniversario de 20 años de la cadena.

Su colectivo la define como “una radio no colonizada”, por verla como un refugio de voces que dicen lo que no se escucha y de oídos que quieren otras músicas.

Es un medio de comunicación que no reproduce la brecha entre emisores y receptores propia de los medios de comunicación hegemónicos. En ese sentido, sus prácticas se han orientado a discutir y repensar permanentemente el lugar del emisor. Y no solo con palabras, sino también con canciones, con sonidos y con silencios.

En la radio funciona un hermoso bar, donde se promueven encuentros con poesías, música, cine, entre otras manifestaciones artísticas. Es una de las maneras de amplificar el ritual del encuentro y buscar una conversación y participación de la comunidad.

Mas adelante hay un espacio donde los entrevistados y convidados esperan para entrar en el aire. Al lado está el estudio. Arriba encontramos unas salas donde funcionan la administración, la redacción y el centro de capacitación y producción.

Guadalupe, la persona responsable del centro de capacitación, dice que estos espacios proporcionan la reflexión del mundo actual desde herramientas, conceptos y técnicas aplicados a la radiodifusión. Los talleres, seminarios y todas otras actividades de la radio son abiertas a todos.

Alejandro, miembro de la dirección, dice que más que audiencia, la radio busca una nueva mirada acerca del mundo. Esto por el abordaje de sus noticias y por la manera cómo se relaciona con la ciudadanía.

Un de los varios proyectos de la radio fue un CD lanzado para apoyar la lucha de los trabajadores del subte, llamado "todxs queremos llegar a casa". Este disco se ha hecho con el apoyo de varios artistas que lo hicieron como voluntarios.

Alejandro cuenta que La Tribu es un medio de comunicación que no busca el lucro, sino una programación en la que confluyen actores sociales que quieren la construcción de una sociedad justa económica, social y culturalmente. En este sentido, es un espacio abierto tanto para artistas con quienes tienen afinidades ideológicas como también para aquellos considerados muy buenos.

Algunas de sus principales líneas de producción son los derechos humanos, los movimientos sociales y el análisis de la realidad desde la perspectiva de la radio comunitaria.

A la agenda política se añaden informaciones sobre las alternativas culturales de Buenos Aires, la participación de los oyentes y el equipo móvil de exteriores recorriendo la ciudad para sumar al aire de la radio los hechos, las voces, los reclamos y los encuentros que cada mañana pueblan las calles.

 Si quieres concocer la Radio Tribu, pincha aquí. Leer más...

jueves, 1 de septiembre de 2011

Está abierta la matrícula para el curso de "LOS INSISTENTES"

¡QUEDA SOLO UNA SEMANA PARA EMPEZAR EL CURSO!

FABRICIA LUQUE
"Después de terminar el curso regular, quería seguir en contacto con la lengua y las culturas hispanohablantes.
Afortunadamente, he encontrado este magnífico grupo de alumnos que tuvo la idea de crear un blog. Así que descubrí la oportunidad de desarrollar mi escritura en español y discutir temas muy interesantes en clase. Sin olvidar el hecho de que hice queridos amigos en el curso. A menudo realizamos inolvidables encuentros en restaurantes y sitios típicos de la ciudad." 


LAURA FREITAS
"Lo que me encanta es la manera moderna y motivadora de utilizar herramientas de Internet. Es importante que me mantenga actualizada, la vida me lo exige. Ya estudié mucho español y no quiero olvidarlo, soy curiosa y me gusta viajar, principalmente por Latinoamérica, me encanta la exuberancia de nuestro continente. En clase practicamos nuestro español: charlamos sobre  temas palpitantes e intercambiamos opiniones y experiencias. Después de las discusiones y ante las propuestas, me sorprendo sonriendo y llena de ideas para escribir, y siempre cuento que entre todos me van a ayudar a mejorar mis ideas y a corregir los errores. Me alegra formar parte de este grupo."   

Los Insistentes
Leer más...

viernes, 19 de agosto de 2011

Rosa se fue sin decir adiós

Daniella Wagner

Jefe de Estudios del Instituto Cervantes de Río de Janeiro durante cinco años, la madrileña Rosa María Sanchez-Cascado Nogales se marchó sin decir adiós. Prefirió decir ¡hasta siempre! A partir de septiembre, Rosa ocupará el mismo cargo en São Paulo.

Por un lado, nos quedamos todos tristes con su partida, puesto que echaremos de menos su intensa presencia, animada y alegre y al mismo tiempo tan dulce y amigable. Y también decidida, característica de las personas enérgicas que hacen muchas cosas e influyen para que otras cosas ocurran.

Por primera vez, un grupo de alumnos quiso seguir estudiando después de terminar el curso regular y ella, con su energía, hizo que fuera posible. A cada nueva solicitud, nos abría el módulo siguiente de C2 (nivel superior) hasta que llegamos a los cursos especiales con la revista electrónica Los Insistentes.

Por otro lado, nos consolamos (y también los profesores y empleados) puesto que São Paulo está muy cerca de Río y Rosa no se fue para tan lejos. Podía ser peor. Sí, porque en el Instituto Cervantes su primer destino fue Bucarest, Rumanía, donde vivió 10 años, después Tetuán, Marruecos, desde donde se trasladó a Brasil. De estos lugares, Rosa ha traído muchas historias pintorescas, casi surreales, que no se cansaba de contarnos y nos divertía mucho oirlas. Ya verán los alumnos paulistas…

No obstante, ella prefiere no destacar qué experiencia ha sido más diferente o interesante y cuál le ha dejado mejores recuerdos: “Todas las ciudades son interesantes. Las diferentes experiencias enriquecen nuestra vida y creo que somos nosotros quienes tenemos que aprender a aprovechar y a valorar lo que cada cultura nos ofrece a fin de llevarnos siempre el mejor recuerdo”.

A causa de su trabajo, forma parte de su vida cambiar de ciudad cada cuatro o cinco años, lo que para ella tiene más ventajas que desventajas, tanto en lo personal como en lo profesional: “Me facilita conocer gente nueva y diferente, interactuar con otras culturas… La mayor desventaja es la distancia, estar lejos de la familia y de aquellos a los que vas dejando en cada país cuando te marchas”, dice.

El alumnado de Río 

Los años como Jefe de Estudios en Instituto Cervantes de Río han sido muy significativos, años de muchos cambios y crecimiento personal y profesional, según Rosa, que describe a los alumnos cariocas como muy abiertos, comunicativos y que exigen mucho del profesor: “Desde el primer momento sentí muy cerca al alumnado y fue muy fácil trabajar con él. Me llevo el mejor de los recuerdos”.

Poco antes de partir le preguntamos si había algún lugar en Río que creía que iba a extrañar especialmente. Sencillamente contestó que no sabía, quizá muchos. “Lo cierto es que aún no me he hecho a la idea de que me voy. Echamos de menos cosas cuando ya no las tenemos. Seguro que cuando no tenga cerca el calçadão, el clima, la gente… es cuando me daré cuenta de lo que significaba para mí.”

Rosa y los insistentes en la terraza del Cervantes en Río
Sobre la revista Los Insistentes, cuya creación contó con su gran incentivo y todo apoyo a lo largo de su primer año de existencia, resaltó:

"Sé lo importante que es para todos este blog y todo el cariño que ponéis en su realización, por lo que no quiero despedirme sin agradeceros vuestro esfuerzo y dedicación. Llegué buscando alumnos y encontré amigos, así que no diré adiós, sino ¡hasta siempre!”

¡Hasta siempre!, querida Rosa, en nombre de todos los alumnos de Río. Que sepas que, por todo lo que fuiste para nosotros y lo que hiciste por aquí, tienes un espacio grande en nuestros corazones, te queremos y te admiramos mucho.

¡Y que los paulistas reciban con los brazos abiertos a esta joya preciosa que les estamos enviando! Leer más...

jueves, 28 de julio de 2011

Bogotá, una ciudad vibrante y sorprendente

Fabricia Luque


No sé exactamente en qué momento me apasioné perdidamente por los países hispanohablantes de América Latina. Tal vez en la luna de miel en Buenos Aires, mi primera vez en el extranjero, o en los siguientes viajes que sigo haciendo a Argentina desde entonces. Es posible que ese sentimiento haya nacido en una de las casas de Pablo Neruda en Chile o en el mar caribeño que conocí al visitar México. Esa pasión me llevó a una de las decisiones más acertadas de mi vida, aprender español, lo que me posibilita comunicarme mejor cuando viajo.

Me encantaría hacer un viaje como el de Ernesto Guevara en su moto La Poderosa (Diarios de motocicleta), pero la falta de tiempo disponible y otras limitaciones me lo impiden. Aún así, sigo intentando aprovechar cada oportunidad de ausentarme de mi trabajo, las millas de las companías aéreas, los billetes baratos, las oportunidades buscadas en booking.com, para desvelar, poco a poco, este continente fascinante.

Con cinco días libres, elegí celebrar mis cumpleaños con mi marido en Colombia. Pese a que Colombia posee sitios lindos como Cartagena y San Andrés, como tenía en cuenta que debía hacer un viaje barato y sin prisa, opté por conocer solamente Bogotá.

Buscamos los datos básicos para el viajero: la moneda corriente en Colombia es el peso colombiano, con muchos ceros. El cambio para reales es aproximadamente 1000 para 1 (1000 pesos colombianos vallen 1 real más o menos). Bogotá está a 2.600 metros sobre el nível del mar, así que la temperatura media es cerca de 14º C, muy agradable.

La primera duda al planear el viaje fue: ¿sería mejor hospedarnos en la Zona Rosa o en la Candelaria? Mientras que la Zona Rosa es una región moderna, rica y bohemia, en la Candelaria están los museos más importantes (el Museo del Oro y el Museo Botero) y los edificios de estilo colonial español. Al final, elegimos la Candelaria.

Las buenas sorpresas empezaron cuando tomamos un taxi (son muy baratos) y llegamos al hotel. Los funcionários del hotel (Casa Deco Hotel) son muy amables y, pese al buen precio, el hotel es excelente: nos encantaron sus flores naturales, el desayuno riquísimo y su hermosa decoración.

La celebración de mi cumpleaños fue una cena en el romántico restaurante Casa San Isidro, ubicado en el Cerro Monserrate, donde se llega después de tomar un teleférico. La vista desde arriba es muy bonita, y la comida sofisticada y exquisita. Creo que gastaría por lo menos dos veces más en una cena semejante en Río.

Al día siguiente fuimos en busca de mi regalo de cumpleaños, un anillo de esmeraldas; que encontré en la tienda del Museo de la Esmeralda. Como Colombia es una region rica en esmeraldas, los precios de esa piedra son muy buenos. El viajero también tiene derecho a la devolución del IVA.

Conocimos el muy agradable centro histórico de Bogotá, la Catedral, la casa de Nariño (donde vive el Presidente), la Plaza Bolívar, los Museos Botero (con obras muy interesantes de ese conocido pintor nacido en Medellín) y el Museo del Oro (lleno de piezas de oro hechas antes de la llegada de los colonizadores); todos lugares imperdibles. En la zona histórica es notable la buena conservación de los edifícios antiguos en estilo colonial español.

También nos encantaron las buenas comidas de Bogotá. La cocina colombiana es muy rica y saludable. Sustituyen en general la harina por el maíz, como por ejemplo, en las empanadas. Hay muchas frutas típicas, como el lulo (o la naranjilla). Además, frutas como fresas y moras (las que los ingleses llaman berrys) son também frecuentes en las mesas de Bogotá a causa de las bajas temperaturas que propician el cultivo de ese tipo de frutas.

En un restaurante muy sencillo llamado Mama Lupe, cerca del Centro Cultural García Márquez, he comido la mejor costilla de cerdo hasta hoy en mi vida (¡me costó menos de 15 reales!). Saboreamos el café colombiano en tiendas de la red José Valdéz Café, muy similares a las de Starbucks. Para comidas saludables, hay una red con muchas tiendas en Bogotá llamada Crepes&Waffles, en la que son muy recomendables la carta de ensaladas, los crepes dulces y salados y los jugos naturales.

El más conocido restaurante de Bogotá se llama Andrés Carne de Rés. Es uno must go en la ciudad. Fuimos al original, en Chía, y en la sucursal en la Zona Rosa (Andrés D.C.). Se parece un poco a nuestro Rio Scenarium, lleno de color y de objetos nada discretos. Siempre les preguntan a los clientes si celebran algo. Si la respuesta es afirmativa, llaman a una banda, les hacen regalos…, es muy divertido.

Sin duda el barrio más animado de Bogotá es la Zona Rosa, el sitio de moda de la ciudad. Hay tiendas de marca, buenos restaurantes y muchos bares para tomar unas cervezas o unas copas.

La Zona Rosa, el barrio de moda de Bogotá

En cuanto a la seguridad, es opinión unánime entre los ciudadanos que después del gobierno del Presidente Álvaro Uribe Bogotá es una ciudad mucho más segura. Pudimos observar muchos policías en las calles, especialmente en la Candelaria, que es donde se encuentra la sede de la Administración. Aún así, no es recomendable caminar por la ciudad después de las diez de la noche, por lo menos en la Candelaria. En realidad, respecto al tema, me sentí como en Río.

Lo cierto es que lo que más me gustó de Bogotá fue la alegría y la simpatía de la gente, que sonríe todo el tiempo y sabe recibir bien el viajero. ¡Hasta los funcionarios de la Aduana son simpáticos!

En resumen, Bogotá es un excelente destino para el viajero. Lo pasamos muy bien en nuestro viaje. Leer más...

miércoles, 13 de julio de 2011

Por las calles de Barcelona en portugués

Daniella Wagner


Rafaela y Tamy delante de la Sagrada Familia:
guías presentan Barcelona en portugués a los turistas
Cambio. Esta fue la principal motivación que llevó a dos brasileñas a vivir a Barcelona. La arquiteta carioca Rafaela Mazzini, apasionada por Gaudí, se trasladó a la ciudad en 2007 para hacer un posgrado. Así que llegó, conoció a la pedagoga paulista Tamy Campagnola, que ya vivía allí hacia un año.

No tardó para que las dos empezaran a recibir correos de amigos y de amigos de amigos pidiendo pistas y ayuda para buscar hoteles, restaurantes y, si era posible, para llevarles a los mejores sitios de la ciudad sin pérdida de tiempo.

Pronto percibieron que había una oportunidad de negocio: mostrar a las personas interesadas una ciudad más accesible, con sus curiosidades, comidas típicas y lugares especiales, todo desde una mirada propia de quien vive allí. Fue así que en enero de este año surgió (oficialmente) la empresa Barcelona da Gema, que desde entonces ya atendió más de 110 turistas de todas las edades y regiones de Brasil, además de portugueses.


El público al que se dirige tiene una razón: es que la empresa ofrece sus servicios con guías hablando en portugués. Hay dos tipos de paseos que salen todos los días de la Plaza de Catalunya: Barcelona Histórica y Gran Barcelona.

El circuito Barcelona Histórica, que cuesta 18 euros, consiste en un recorrido de cuatro horas por los barrios Gótico y Borne que termina en la playa de Barceloneta, pasando por las Ramblas y la Plaza Real.

Rafaela cuenta, por ejemplo, que el Borne, ubicado delante del mar, es uno de los barrios más interesantes de la ciudad. Originalmente un barrio de gente pobre, pescadores y artesanos, que sufrió mucho con invasones y enfermedades, es hoy conocido por sus maravillosos restaurantes, tiendas muy diferentes de ropas alternativas y únicas, talleres, hoteles modernos, un lugar donde las personas se encuentran para salir de copas los fines de semana.

“El libro La catedral del mar, del escritor catalán Ildefonso Falcones de Sierra, cuenta la historia de estos pescadores que querían construir una catedral ya que, por ser pobres, no podían entrar en la catedral de la ciudad. Así construyeron con mucho esfuerzo y determinación la catedral Santa María del Mar, una de las catedrales góticas más lindas que he visto. Es emocionante visitarla después de leer el libro y saber cómo ha sido su construción”, recomienda la guía.

Catedral Santa María del Mar

El circuito Gran Barcelona, por 20 euros, se realiza utilizando los transportes públicos de la ciudad y su destino es la Sagrada Familia, el Parque Guell, Montjuic y Plaza de España, o sea, sus puntos turísticos más importantes. Hay aún paseos individuales, con guía exclusivo, hechos de acuerdo con los intereses y preferencias del cliente, que es buscado en el hotel donde está hospedado. Por la comodidad se paga un poco más: 40 euros/persona el medio periodo o 75 euros/persona por todo el día.

En el sitio de la empresa, en el que las socias publican curiosidades sobre Barcelona, los clientes pueden también dejar comentarios sobre los servicios. Un de ellos, el paulista Eramis Júnior, de Santos, destacó: “Con algunos kilómetros andados, sentimos sed y una vez más nuestra guía Rafaela nos sorprendió, llevándonos a conocer un bar muy tradicional que solo quien conoce bien a la ciudad consigue llegar hasta allá. Bebimos un cava bien helado y brindamos por nuestro maravilloso paseo por lugares desconocidos por los turistas.”

*

Puedes tener otras informaciones en la página oficial de Barcelona da Gema en facebook. Leer más...

miércoles, 6 de julio de 2011

Comida y misterio

Laura Freitas

No escribo como experta en gastronomía, no lo soy, pero, sin duda soy glotona y curiosa, es como tal que os cuento mis andanzas en el King Crab, en el centro de Río.

Según su sitio en Internet, el restaurante de Río forma parte de una red extendida en Australia y Estados Unidos, cuya especialidad es el cangrejo de aguas heladas de Alaska, Patagonia, Chile y Brasil.

La decoración del King recuerda a un gran barco de pesca, muy de acuerdo con el tipo de comida que se ofrece en su carta.

La comida
Empecé por el bufé frío del salón, eligiendo crustáceos y moluscos, que me gustan, pero fríos no son tan buenos, y como plato principal preferí gambas con salsa de tomate y arroz con azafrán. Bueno, gambas son gambas pero estaban lejos de hacerme tilín.

Arte: Carolina Vital
El misterio
Más, mucho más que la comida, me encantó el maître, un señor mayor con un acento raro y el antiguo, tradicional y elegante uniforme negro con pajarita. Creo que había más reservas que mesas disponibles en el restaurante, lo que provocó esperas y, por supuesto, explicaciones del maître, que – seguro – no era brasileño, pero ¿de dónde era? ¡Qué duda!

Intentando descubrirle la nacionalidad, inventé preguntas para que me respondiera el maître, y para tirarle de la lengua, incluso ofrecí compartir nuestra mesa con una pareja. Pero no pude desvelar el misterio: ¿era portugués?, ¿italiano?, ¿hispanohablante?

En medio del misterio, vislumbré solamente una incipiente pista cuando él me agradeció mi ofrecimiento para compartir la mesa y dijo en un casi portugués: "Muy amável." ¿Sería un hermano argentino?

La curiosidad me persigue desde aquel día: sueño en volver al King Crab – no por la comida – sino para desvelar el misterio cuando le pregunte al maître, a tontas y a locas: "Perdone la curiosidad que me mata, ¿es usted chino?" Leer más...

lunes, 27 de junio de 2011

Las piedras de los caminos: carta a los “mestres calceteiros” de Lisboa


Carolina Vital

Estimados mestres calceteiros:

Pienso en ustedes todos los días, tengo la ilusión de que un día vendrán a visitarnos aquí en Río de Janeiro, que les encantará la ciudad, que se quedarán y tendrán muchos calceteirinhos, todos talentosos como sus padres en este arte de hacer aceras. Les cuento mis motivos.

Para empezar les confieso que a mí me encanta su Lisboa, me parece muy bonita, agradable y me di cuenta de que gran parte de este sentimiento se lo debo al trabajo de ustedes. Las piedras de las aceras me hacen sentir en casa, son ¡tan mías y tan suyas al mismo tiempo! Entre ellas, las de la Rua Augusta se destacan, son preciosas, y su piso brilla por la noche a la luz de los postes. ¡Qué trabajo tan bueno realizan ustedes, calceteiros! Las piedras quedan juntas, ordenadas, no pelean, no salen de su sitio y forman parte de preciosos patrones. De verdad, no me canso de mirarlas.

Pero las piedras portuguesas no se comportan de la misma manera aquí en el centro de Río, quizás porque se sienten extranjeras, no lo sé, pero no se acomodan tan bien en nuestro suelo. Ellas se rebelan desordenadas, quedan desniveladas y suelen salir de sus sitios. La acera sufre mucho con todo esto, está siempre rota, fea, oyendo ofensas y quejas de los peatones todos los días. ¡Vaya sino! Yo no aguantaría una vida así...

La gente dice que es responsabilidad del Ayuntamiento: la falta de conservación, el desinterés político y la absoluta falta de preparación de los funcionarios que las arreglan. Se habla también de problemas con el alcantarillado, viejo y roto, cuyas obras “cosméticas” ya no consiguen ocultar su pésima condición. El agua negra sale siempre a la superficie, oliendo mal como la propia política.

Por todo eso, calceteiros, les pido un favor. ¿Qué les parece venir a visitarnos? Quizás con su ayuda conseguiremos mejorar las cosas por aquí, aunque sean sólo nuestras aceras... Mis tacones estarán eternamente agradecidos.

Un gran abrazo,
Carolina


Para ver un poco del trabajo pincha aquí.
------
Calceteiro es como se llama al profesional que hace las aceras de piedras en Portugal y Brasil.
Leer más...

martes, 21 de junio de 2011

“Los Insistentes” presente en el Dia E


El último sábado, 18 de junio, Los Insistentes estuvo presente en el Dia E promovido por el Instituto Cervantes de Río de Janeiro, a través de la participación de la coordinadora y de la responsable de la identidad visual de la revista, respectivamente, Daniella Wagner y Carolina Vital, en dos de las actividades culturales realizadas.

Por la manãna, la periodista Daniella Wagner impartió el minicurso Indignación por cambios ya: ¿Qué es y qué busca el movimiento “Democracia Real Ya” en España? a personas interesadas en conocer sobre el movimiento 15-M, que contó con el apoyo de la profesora Belén García Llamas.



Por la tarde, la artista y diseñadora Carolina Vital impartió un taller de dibujos para niños, con el apoyo de Laura Freitas, otra participante de la revista.




Alfredo Vinhais, Ana Almeida, Fabrícia Luque y Fátima Paschoal fueron otros “insistentes” que prestigiaron la programación del Dia E.




El guión del minicurso, con todos los enlaces exibidos, está publicado en el texto El 15-M: La historia nos observa, a continuación Leer más...